Cómo dibujar caras y expresiones faciales

Cómo dibujar caras y expresiones faciales

En esta introducción a las expresiones faciales, la concept artist Magda Proski nos habla de la anatomía facial de una manera muy comprensible, explicando cómo afecta a la expresión de las emociones la estructura del rostro. ¡No te pierdas este tutorial si quieres dar a tus personajes un nuevo repertorio de expresiones faciales!

Introducción

Magdalena Proszowska, o simplemente Magda Proski, es una popular artista conocida por sus retratos e ilustraciones estilizadas y llamativas. Trabaja como concept artist senior en el estudio alemán de Ubisoft y actualmente se encuentra enfrascada en el retorno del videojuego The Settlers. Combina su amor por la narrativa y el worldbuilding en imágenes expresivas con personajes realistas. Magdalena es una artista digital autodidacta, oradora habitual en eventos locales y profesora invitada en las universidades de diseño de videojuegos de Colonia y Düsseldorf.

Portfolio: https://www.artstation.com/magdaproski

 

 

Construcción de la cabeza

El rostro es uno de los elementos más complejos de dibujar. Como cualquier otro elemento dimensional, está repleto de relieves y cavidades, pero al mismo tiempo también cuenta historias, refleja emociones y crea la ilusión de que una persona real está mirando al espectador desde un lienzo plano y bidimensional. Estamos acostumbrados a ver fotografías de personas en cada esquina, pero cuando la fotografía no existía, el simple hecho de ver un retrato podía convertirse en una experiencia inolvidable.

 

 

Hay muchísimas formas de construir la cabeza humana, tantas como artistas. La cabeza y la cara están compuestas por dos tipos de materiales: el cráneo, duro e inamovible, que está cubierto por músculos blandos y flexibles, y la materia adiposa. Además, el cráneo se puede simplificar en tres formas geométricas: una esfera alargada, una caja y un semicilindro.

 

 

Si quieres mejorar tus retratos, tendrás que aprenderte de memoria la forma del cráneo. Por suerte, la forma de esta parte de la cabeza apenas varía entre personas. Si eres capaz de construir el cráneo con la estructura correcta, también podrás estilizar el rostro a tu antojo sin que pierda credibilidad. El cráneo solo tiene un elemento móvil: la mandíbula. Y es muy flexible; ¡además de permitirte abrir y cerrar la boca, también puedes moverla hacia los lados, adelante y atrás! Si quieres comprobarlo, ¡prueba a sacar la mandíbula o a rechinar los dientes!

 

 

Todo esto se consigue gracias a ciertas particularidades de nuestra mandíbula. La articulación de la mandíbula (el centro de rotación) no está en una posición fija, por lo que al abrir la boca, toda la mandíbula se mueve ligeramente hacia adelante. Para comprobarlo, coloca un dedo en una de tus mejillas y busca la mandíbula. Después, abre y cierra la boca. Deberías notar el movimiento anterior y posterior de la mandíbula. Por eso, si quieres dibujar de forma creíble a una persona con la boca abierta, tendrás que mover su barbilla hacia delante.

 

 

Dimensiones faciales

El cráneo es una parte muy importante de la estructura básica de la cara, pero lo que determina el aspecto del rostro son los tejidos blandos pegados al hueso. Como ya hemos dicho anteriormente, el cráneo está cubierto por músculos y tejido adiposo. Algunas áreas son bastante finas y dejan entrever la forma del cráneo. Otras son más gruesas y se deforman más con las expresiones faciales.

 

 

El patrón verde de la cara indica las áreas donde la piel es más fina y que, por ende, deja ver los huesos que tiene debajo. Dichas zonas están cubiertas por músculos muy finos y por una pequeña capa de materia adiposa, por lo que su forma apenas varía. En cambio, áreas como las mejillas, los labios o la piel que hay alrededor de los ojos pueden cambiar mucho dependiendo de la expresión facial. Aunque también podemos observar ligeros cambios en las áreas en verde al arrugarse o estirarse la piel.

 

Una vez que te conozcas el cráneo al dedillo, podrás pasar a estudiar el segundo elemento más importante: la forma esférica de la cara. La cara no es un plano bidimensional. Debemos tener en cuenta que todos sus elementos se encuentran en la superficie redonda de la cabeza.

 

 

Expresiones faciales

Cuando sonríes, no solo levantas las comisuras de los labios, sino que se realizan toda una serie de movimientos musculares hasta formar la sonrisa. Las fosas nasales, las cejas, la forma de los ojos y de la boca… Todo cambia y se mueve de una forma u otra dependiendo de la emoción expresada.

 

Fíjate en las expresiones de la gente cercana a ti y practica varias caras frente al espejo para ver las distintas formas que hay de expresar emociones con el rostro. ¡Mejorarás en poco tiempo y verás que tus personajes cobran cada vez más realismo!

 

1: Neutral. 2: Alegría. 3: Tristeza. 4: Asombro. 5: Miedo. 6: Ira. 7: Rechazo

 

En la imagen de arriba se muestran algunas emociones básicas simplificadas con la dirección de sus movimientos musculares (flechas verdes) y con sus arrugas (líneas azules). Si quieres que tus personajes parezcan jóvenes, no dibujes las arrugas con líneas negras, ya que cuantas más haya en el line art de la cara y más evidentes sean, más edad aparentarán. Es mejor concentrarse en las sutiles formas de los ojos, las cejas y la boca, ya que su rango de movimientos es mayor.

 

Movimientos de los ojos y las cejas

Se suele decir que los ojos son la ventana del alma. Es cierto, los ojos pueden llegar a expresar gran parte de nuestras emociones. Con tan solo mirar a los ojos de una persona, es posible determinar si está contenta, asustada o enfadada. Hay muchos grupos de músculos alrededor de los ojos. Por ejemplo, puedes abrir los párpados para mostrar la totalidad del iris o contraer el área cercana a los ojos para entrecerrarlos y formar arrugas. Las cejas hasta cuentan con varios grupos musculares para sus extremos internos y externos, gracias a los cuales puedes levantarlas y arquearlas. Hay, además, unos músculos sobre la nariz que unen ambas cejas.

 

 

En los dibujos de arriba puedes ver algunos ejemplos de expresiones oculares asociadas a emociones específicas. J1, J2 y J3 muestran expresiones de alegría. Las cejas están en una posición neutra o ligeramente arqueada. El detalle más importante es que la esquina exterior de los ojos se entrecierra y eleva al sonreír debido al movimiento de las mejillas. Por la forma de entrecerrar los ojos podemos saber si una sonrisa es falsa u honesta.

 

 

A1, A2 y A3 muestran expresiones de ira y rechazo. Los músculos que hay sobre el puente nasal juegan un papel importante. Bajan ambas cejas, arrugando el entrecejo y el puente nasal.

 

En las expresiones F1, F2 y F3 podemos ver miedo y asombro. Este es el único tipo de expresiones faciales que puede llegar a mostrar la totalidad del iris. Dependiendo de la posición de las cejas, podemos expresar desde sorpresa hasta terror.

 

Movimiento de la boca

Los labios cuentan con varios grupos de músculos a su alrededor, por lo que tenemos la capacidad de darles muchas formas. Esto no solo sirve para expresar múltiples emociones, sino también para hacer diversos sonidos. En las imágenes de abajo puedes ver los movimientos típicos para expresar alegría, miedo e ira. Si dibujas la boca abierta, ten en cuenta que la barbilla baja al separar los dientes. El labio superior puede levantarse y mostrar los dientes con una ligera curva, como en las sonrisas S2 y S3, o con una curva más agresiva de enfado y rechazo, como en los ejemplos G1, G2 y G3.

 

 

¿Te has preguntado alguna vez por qué las comisuras de tus labios están ligeramente curvadas? Es porque en las comisuras hay un punto (N) donde convergen muchos músculos. Puedes ver de qué te hablo en la imagen S1. Es una forma esférica con una pequeña curva (sombra).

 

 

Los músculos de la boca pueden funcionar de manera asimétrica. Después de todo, también puedes sonreír con una sola comisura de tu boca. ¡Mírate en el espejo y sorpréndete con la inmensa cantidad de caras que puedes poner!

 

Movimiento de la nariz

La nariz no se suele tener muy en cuenta para expresar emociones faciales, pero si sabes sacarle partido, puede servirte para complementarlas. Por ejemplo, fíjate en cómo las fosas nasales se estiran junto con la boca en el dibujo N4. Es porque las fosas nasales se ensanchan al inhalar, lo que puede dar a tu personaje una mirada más penetrante, como ocurre en N5. Cuando estamos enfadados o disgustados, arrugamos la nariz como en N2 y N3.

 

N1: Normal. N2: Rechazo. N3: Enfado evidente. N4: Asombro. N5: Seriedad.

 

Concluiré esta introducción al dibujo de rasgos faciales recomendándote que experimentes tanto como puedas mezclando distintas emociones y creando expresiones únicas para tus personajes. Y lo más importante, ¡aprende de la naturaleza! El espejo es una herramienta esencial si te dedicas al diseño de personajes.

 

Dibujos expresivos

Si logras interiorizar los conceptos básicos, tendrás opciones infinitas para estilizar a tus personajes. Volvamos un momento a la construcción de formas geométricas básicas. Si modificas las proporciones de estas formas, podrás crear caras estilizadas y creíbles.

 

 

El uso de formas geométricas simples también nos ayuda a cambiar la perspectiva de la cabeza. Por ejemplo, para crear este coqueto personaje de ojos grandes y cara redonda, he aumentado el tamaño de la caja central y he acortado el semicilindro. Después, he dibujado un cráneo adaptado a estas proporciones y lo he usado como base para dibujar la cara.

 

 

Para conseguir una sonrisa realista, he levantado las cejas y he superpuesto los párpados inferiores con las mejillas debido a que tiene la boca abierta. Fíjate en cómo la boca estirada levanta las mejillas y las redondea.