TUTORIAL: CÓMO DIBUJAR UN BRAZO

TUTORIAL: CÓMO DIBUJAR UN BRAZO

Daniel Puente explica cómo dibujar brazos anatómicamente correctos: proporciones, músculos y movimientos de los huesos y los músculos al levantarse o rotarse.

 

INTRODUCCIÓN

¡Hola a todos! mi nombre es Dani Puente y hoy os daré algunas pautas para mejorar y/o aprender a dibujar brazos humanos de manera fácil y rápida.

 

Es imprescindible que, como ilustradores o personas amantes de la ilustración, conozcamos la anatomía, ya que esta es una de las piezas claves para crecer como artistas y para mejorar la calidad de nuestras ilustraciones: una postura incorrecta, desproporcionada o errores en las extremidades pueden arruinar nuestro trabajo final. No obstante, y puesto que la anatomía no es sencilla, en este tutorial os daré las claves para dibujar brazos de manera real, anatómica y verosímil.

 

Espero que mis consejos te hagan aprender un poquito más sobre el cuerpo humano y que te motiven a seguir aprendiendo.

 

¿Estás preparado? ¡Allá vamos!

 

 

PROPORCIONES

Para empezar a dibujar las extremidades de un cuerpo humano, lo primero que debemos tener claro son las proporciones de este. En este caso, nos centraremos en las del brazo.

 

Como veis en la siguiente imagen, el brazo puede dividirse en tres partes.  Tomaremos como referencia las dimensiones del resto del cuerpo:
La primera parte va del hombro al codo; comienza en la clavícula y termina a la altura de la última costilla.

La segunda parte es el antebrazo, que abarca desde el codo hasta la muñeca (B), concretamente, a la altura de la cabeza del fémur.
Y la tercera, la mano (C), va de la muñeca a la punta de los dedos y finaliza a la altura de medio muslo aproximadamente. Todo ello lo veremos con más detalle a lo largo de este tutorial.

Obsérvalo detenidamente en el dibujo que te adjunto a continuación:

 

 

Otra cuestión importante, de la que no debemos olvidarnos, es que la longitud de los brazos estirados es igual a la estatura del individuo. Mira esta imagen:

 

 

Ahora centrémonos en las proporciones del brazo en concreto. Como hemos dicho ya, se divide en tres partes: el brazo, el antebrazo y la mano. No obstante, nos centraremos en brazo y antebrazo.

 

En la primera parte del brazo, que es la más larga (A), se encuentra el húmero, un hueso fuerte y largo que empieza en el hombro y que se conecta al codo articulando el antebrazo (B).

 

Los huesos que forman el antebrazo (B) son el cúbito y el radio (en rojo), estos huesos se cruzan y son los encargados de permitir la rotación de la muñeca.

 

 

Si dividimos la longitud en 12 módulos, podréis observar que A es la parte más larga con 5 medidas; el antebrazo B cuenta con 4 medidas y la mano C con 3 medidas, proporcionalmente.

 

CONSTRUCCIÓN

Una vez que tenemos claras las proporciones de nuestro brazo, lo siguiente que tenemos que hacer es familiarizarnos con su forma y entender su musculatura. La inserción de sus músculos es similar a una cadena.

 

 

Una buena guía para la construcción de un brazo es tener en cuenta la línea que forman los puntos subcutáneos (huesos que se notan a través de la piel, como la clavícula, el codo, la cabeza del cúbito en la muñeca). Presta atención a la siguiente imagen:

 

 

ANATOMÍA MUSCULAR

Para aprender y llegar a dibujar de manera realista los brazos de tu personaje, es recomendable saber ubicar los músculos más importantes de la extremidad que estamos estudiando. Sea cual sea tu estilo, seguro que conocerlos te será útil para darle una forma adecuada que enriquecerá tus ilustraciones.

 

 

Aquí puedes se pueden ver con más detalle los ya mencionados “puntos subcutáneos” con respecto a las zonas A, B y C.

 

Deltoides

Tríceps braquial

Bíceps braquial

Braquial

Braquiorradial (Supinador largo)

Prime Radial

Extensor común de los dedos

Cubital posterior

Cubital Anterior

Ancóneo

 

 

MOVIMIENTOS Y ROTACIONES

El brazo, en muchas ocasiones, puede ser difícil de dibujar por la cantidad de opciones de movimientos que tiene: verticales, horizontales, diagonales, rotaciones, etc.

Esto se debe a que la cabeza del húmero es redonda y ofrece una movilidad de casi 360º y por eso, es una de las mayores dificultades que presenta dibujar brazos. Aquí os mostraré algunos movimientos de rotación para que os ayude a solucionar esos problemas en vuestras ilustraciones.

Observa el giro del hueso radio sobre el cúbito en el movimiento de rotación.

 

 

Nota: Usa como referencia la cabeza del cubito (en rojo) que debe ir siempre en el lado del dedo meñique.

 

 

No debemos olvidar que para que nuestras ilustraciones ganen realismo hay todo un conjunto de músculos y huesos que acompañan el movimiento de los brazos. Por ejemplo, al dibujar una postura en la que se elevan los brazos, debemos tener en cuenta que, en el plano frontal, el pectoral (en rojo) junto con el dorsal ancho (en rosa) y las clavículas (en amarillo) se elevan, y los serratos (en azul) se evidencian en la parrilla costal. A continuación, en el plano posterior, es necesario tener en cuenta el movimiento de las escápulas (en verde) que también trabajan en la actividad del brazo. Podéis verlo en las siguientes imágenes:

 

 

En definitiva, para convertir en una cuestión sencilla dibujar un brazo, solo tenemos que seguir tres directrices claras: las proporciones, los músculos principales y los puntos de referencia.

 

Espero que mis consejos junto con mi video te sirvan de ayuda y pronto puedas solventar fácilmente brazos en tus ilustraciones.

 

 

Con todo ello, llegamos al final de este tutorial. Te animo a que compartas conmigo en Instagram los apuntes e ilustraciones que hayas realizando a través de este tutorial ¿Quizás una criatura con 4 o 6 brazos? ¡Ánimo! ¡Me encantaría verlo!

 

 

Si tenéis dudas estoy a vuestra disposición en mi correo electrónico danielpuentemorales@gmail.com.

 

¡Un placer dibujar para todos vosotros!

 

– Daniel Puente

 

www.Danipuente.com

Instagram.com/danipuente_conceptart/

Artstation.com/danipuente