Cómo dibujar caballos

CÓMO DIBUJAR CABALLOS

El artista Dani Puente nos enseña a dibujar paso a paso un caballo de perfil, desde las formas básicas y el boceto hasta la aplicación del color digital y el acabado.

 

 

Índice

  1. Introducción
  2. Estructura mediante formas simples
  3. Boceto
  4. Clean art
  5. Base sólida
  6. Color
  7. Presentación

 

1. Introducción

¡Hola! ¡Te doy la bienvenida a mi nuevo tutorial! ¿Te gustan los animales? En este tutorial te enseñaré técnicas para dibujar caballos en diferentes poses y lo haremos de una manera rápida, sencilla y eficaz, dado que a pesar del amor que le tenemos todos a los animales, se nos complica un poco trasladarlos al papel mediante el dibujo.

 

El primer paso clave que debemos dar, tanto para esta ilustración como para cualquier otra que vayamos a tratar, es la correcta documentación. Para ello, crearemos un tablón de referencias para conseguir el mejor resultado en nuestras ilustraciones. En esta ocasión utilizaremos la aplicación de pintura digital CLIP STUDIO PAINT, pero no te preocupes, el contenido también es aplicable a quienes utilizan materiales artísticos tradicionales u otras aplicaciones. ¿Estás listo para aprender? ¡Comencemos!

 

2. Estructura mediante formas simples

Creamos un archivo nuevo en CLIP STUDIO PAINT (Archivo > Nuevo > A4 horizontal blanco) y seleccionamos la herramienta lápiz (Lápiz rugoso) en color azul, para el boceto.

 

 

Dividiremos cada proceso del dibujo en una capa. La primera va a ser el rough o boceto. Comenzaremos las primeras líneas utilizando formas simples como círculos, óvalos, rectángulos y triángulos acercándonos a la anatomía del caballo. En nuestro caso, imaginaremos que el caballo que vamos a dibujar está en una vista lateral y, por lo tanto, utilizaremos las formas más adecuadas desde esa vista.

 

Para empezar, haremos dos círculos aproximadamente iguales unidos por dos líneas curvas horizontales (1), asemejándose a la forma de una judía.

 

 

A continuación, dibujaremos la cabeza con otros dos círculos, más pequeños que los anteriores, para dibujar de una forma muy simplificada su cráneo. Este es el momento de unirlo al cuerpo con dos líneas rectas que simularán su cuello (2).

 

 

Ahora nos centraremos en sus patas: por un lado, las delanteras son más sencillas, ya que solo tienes que dibujar un par de rectángulos, además de círculos para las articulaciones, terminando en dos líneas diagonales que van a una semiesfera que representa la pezuña (3).

 

 

Por otro lado, para las patas traseras primero debemos dibujar un círculo pequeño debajo del grande izquierdo para darle forma al muslo, y al igual que con las delanteras, trazamos las patas con líneas y círculos, solo que esta vez hay dos en diagonal (4). Observa la siguiente imagen:

 


 

3. Boceto

Una vez que tenemos la estructura definida, es el momento de definir la forma real del cuerpo del caballo uniendo las líneas que hemos trazado anteriormente en nuestro boceto. Aquí puedes darle un poquito más de fuerza al lápiz para que se note más la anatomía relevante.

 

 

En este paso se aprecia mejor la forma de las patas. Observa que esas líneas que antes eran rectas ahora tienen que curvarse un poquito hacia dentro (como indican las flechas en la siguiente imagen), mientras que en las articulaciones y la pezuña las líneas van hacia fuera.

 

 

Para situar la mejilla en la cara, la parte más característica de la cabeza de los caballos, he añadido otro círculo debajo del mayor. Es un punto clave para darle realismo al dibujo.

A continuación, he situado el ojo, la nariz y la boca. Para este paso en especial, es muy importante que tengas a mano tu tablón de referencias que te aconsejé al principio.

 

 

En este caso he elegido esta postura porque es algo más sencilla y más adecuada para el tutorial. No obstante, os dejo otros dos bocetos con posturas diferentes para que veáis que hay muchas opciones.

 


 

4. Clean art

Ahora que ya tenemos nuestra figura preparada, debemos pasar a limpio nuestro trabajo. Para ello, lo primero que tenemos que hacer es bajar la opacidad de la capa “boceto” lo bastante para que no nos moleste, en torno al 20-30% será suficiente (1). Después crearemos la capa nueva haciendo clic en el botón indicado en la imagen (2). Un truco para tener nuestro panel organizado es dotar de un color específico a cada una de las capas para así diferenciarlas rápidamente (3). Por último, pulsa el botón derecho de tu mouse sobre la capa para renombrarla como “clean art”. Así sabrás que es tu último avance (4).

 

 

Es hora de seguir dibujando. Con la ayuda de nuestro boceto como guía, y situados en la capa nueva, empezamos a construir, esta vez de un color más oscuro, la que será la forma final de nuestra ilustración.

 


 

5. Base sólida

Este nuevo paso comienza igual que el anterior. Creamos una capa nueva, la renombramos y le damos un nuevo color para diferenciarla. En este caso, le he asignado el color amarillo.

Importante: sitúa esta capa entre las dos anteriores, (clicando y arrastrando) para que la capa del clean art esté por encima y pueda verse delante de la base que ahora crearemos.

 

 

Con la herramienta Plumilla > G y un color gris medio comenzamos a darle color al caballo.

 

 

Luego, con la goma, eliminamos el sobrante con cuidado y paciencia, hasta que quede una silueta definida y sin defectos o sobrantes.

 


 

6. Color

Con este proceso finalizado, y antes de pasar al siguiente, bloqueamos los píxeles transparentes para que no nos salgamos de la forma al dar el color. Esto facilitará y agilizará nuestro trabajo.

 

 

También duplicamos la capa gris (clic derecho sobre la capa > Duplicar capa). En el punto 7 explicaré para qué la necesitaremos.

Ahora elegimos un color que nos guste para el pelaje del caballo. Yo he decidido un tono tierra claro, pero vosotros podéis probar en función de las referencias elegidas con anterioridad. Aplicamos la herramienta “bote de pintura” con el color encima de la base sólida.

 

 

También puedes probar a darle color con el panel de Propiedades de capa seleccionando el cuarto icono de la derecha.

 

 

Para comenzar con las diferentes tonalidades de color, aconsejo trabajar con la herramienta Acuarela > Pincel de Acuarela con un tono más oscuro que el color base del pelaje. Observa las siguientes imágenes:

 

 

Como podéis ver, comienzo por las patas y continúo por el hocico y las crines, mucho más oscuras aún.

 

 

Para comenzar a añadir volúmenes con las zonas de sombras utilizaremos un marrón similar al que ya hemos utilizado para las patas. Tómate el tiempo que necesites también en darle un color oscuro apropiado a sus ojos y a su nariz:

 

Después de las sombras, es el momento de las luces. Traza con la pluma unas manchas claras donde la luz incida más, como en las zonas de músculos más prominentes: las mejillas, el cuello, el costado o los músculos superiores de las patas.

 

 

Acto seguido, con la herramienta Acuarela > Mezclar acuarela difumina esas manchas siguiendo la forma del cuerpo del animal.


 

 7. Presentación

Una vez hayamos tratado los volúmenes de nuestro equino, pasaremos a preparar la ilustración para su presentación. Primero creamos otra capa nueva y la ponemos detrás de todas las anteriores. Con la herramienta Degradado ponemos el color que más encaje con los tonos que hayamos elegido previamente y lo aplicamos verticalmente.

 

 

A continuación, ponemos en práctica la técnica de la sombra arrojada, es decir, la sombra que proyecta nuestro caballo en el suelo. De esta manera daremos peso y realismo a nuestra figura.

Ahora es el momento de trabajar con la capa gris de base que duplicamos anteriormente (punto 6). Transformamos esta capa (Edición > Transformar) y hacemos clic derecho sobre la selección para voltearla verticalmente (1).

 

 

Le damos forma para que encaje en las patas (2).

 

 

Borramos con la goma las zonas sobrantes (3).

 

 

Y retocamos las que no han encajado bien, como en la base de la pezuña (4).

 

 

Para rematar esta sombra, aplicamos un leve degradado en la zona más alejada con la herramienta Goma > Suave a un gran tamaño (800 px en este caso) (5).

 

 

Esta es una técnica muy útil que puedes aplicar para las presentaciones de tus personajes, objetos o animales.

 

Como toque final de esta presentación, añadimos una línea de luz a lo largo del lomo y la cabeza del caballo para lograr una sensación de iluminación potente y realista. Para ello, con un color cálido muy claro, pintamos en una nueva capa (situada encima de la capa clean art) una línea a lo largo de la zona superior del cuerpo. A continuación, duplico la capa y aplico un desenfoque gaussiano (Filtro > Desenfoque gaussiano) para crear un resplandor simulando el reflejo de la luz.

 

 

Para terminar, te dejo otras posturas de caballos que puedes dibujar con las mismas pautas desde cualquier punto de vista. ¡Te animo a que te atrevas a probar sin miedo alguno!

 

▼ GIF animado

 

▼ GIF animado

 

Espero que mis consejos junto con mi vídeo te sirvan de ayuda y pronto puedas hacer grandes ilustraciones de caballos con buenas proporciones y sorprendentes posturas.

 

Con todo ello, llegamos al final de este tutorial. Te animo a que compartas conmigo en Instagram (@Danipuente_conceptart) los mejores caballos que hayas dibujado con este tutorial. ¡Me encantaría verlos!

Si tienes alguna duda, estoy a tu disposición en mi correo electrónico: danielpuentemorales@gmail.com.

¡Ha sido un placer dibujar para ti!

 

– Daniel Puente

 

www.Danipuente.com

Instagram.com/danipuente_conceptart/

Artstation.com/danipuente