Cómo dedicarse a la ilustración profesional y trabajar como artista

Cómo empezar a trabajar como artista

¿Cómo puedes convertirte en artista profesional y monetizar tus creaciones? Para responder a esta pregunta, primero tienes que tener claro el tipo de trabajo que quieres hacer. A lo largo de este artículo, intentaremos ayudarte para que salgas de dudas y logres vivir de tu arte.

 

Puede que prefieras trabajar como artista independiente sin atarte a ninguna compañía, o quizás prefieras la estabilidad que te otorga esto último.

Hay muchas formas de ganarse la vida como artista, ya sea trabajando como freelance o para una empresa bajo contrato. Veamos algunos ejemplos de trabajos como artista.

 

 

Artista publicitario

Los artistas publicitarios normalmente trabajan para agencias de publicidad. Son los encargados de diseñar las imágenes para las campañas de marketing. La organización es muy importante en este trabajo, ya que es necesario canalizar la creatividad de acuerdo con el ritmo de trabajo impuesto por la dirección.

 

Animador o artista multimedia

El puesto de animador se volvió muy popular el siglo pasado gracias a las cuidadas obras de animación de los estudios Disney y Hanna-Barbera. En aquellos tiempos, aún se dibujaban y pintaban los fotogramas en acetatos a modo de diapositivas y después se digitalizaban.

 

Los software de animación actuales nos hacen la vida mucho más fácil sin quitarle interés al oficio. Hay muchos tipos distintos de animadores, como los que se dedican a los videojuegos o a la animación web, por ejemplo, por lo que casi siempre hay demanda de profesionales. Normalmente piden un título en animación, diseño gráfico o bellas artes.

 

Dibujante de cómics, manga, anime o dibujos animados

Los dibujantes de cómics crean historietas para medios impresos tradicionales y plataformas de webcómics. Si bien esta industria está dominada por editoriales archiconocidas como Marvel y DC, hay muchas plataformas web gratuitas donde los artistas independientes pueden compartir sus obras para crecer y forjarse una carrera. Esto mismo le pasó al dibujante Kim Jung Gi, un artista surcoreano nacido en 1975 en la ciudad de Goyang-si. Con 19 años empezó a asistir a una escuela de Bellas Artes y se especializó en Arte y Diseño.

 

Diseño arquitectónico

Todos sabemos cómo se gana la vida un arquitecto, pero el oficio del diseñador arquitectónico no es tan conocido. Diseñan proyectos, planos y dibujos, normalmente usando software CAD o, en español, programas de diseño asistido por ordenador. En la mayoría de los países se necesita una licenciatura en arquitectura, ingeniería civil o dibujo técnico.

 

 

Artista o diseñador gráfico

Los artistas y diseñadores gráficos se dedican a una gran variedad de proyectos, como diseño de folletos, informes anuales o libros. Pueden trabajar para una agencia de publicidad u optar por ser diseñadores freelance para trabajar directamente y al mismo tiempo con múltiples clientes. Las compañías de Fortune 500, por ejemplo, cuentan con enormes departamentos de marketing internos.

 

Artes plásticas y visuales

Los artistas plásticos y visuales crean su propio arte original, así que trabajan como freelancers. Muchos de los artistas más populares son autodidactas y se han especializado en un tipo específico de arte, como la escultura, la pintura o el dibujo. Antiguamente, estos tipos de artistas solían trabajar durante muchos años como aprendices de un maestro (Caravaggio, Rubens…).

 

Para que un artista de bellas artes logre graduarse, necesita no solo aprender a pintar o dibujar, sino también conocer la historia del arte y su filosofía, entre muchos otros aspectos. El salario de estos artistas puede comprender desde unos pocos céntimos hasta millones de euros. Si quieres dedicarte a esta profesión, ten en cuenta que necesitarás de 10 a 20 años de trabajo duro a tus espaldas para llegar a ver tus obras en las principales galerías.

 

Ilustración

Muchos ilustradores trabajan como autónomos. Sus principales tareas recaen en la ilustración de libros, revistas, tarjetas, postales y artículos similares. Al igual que en las artes plásticas y visuales, no es necesario obtener ningún título para dedicarse a esta profesión, aunque muchos ilustradores profesionales están graduados en ilustración o bellas artes.

 

Heikala, por ejemplo, es una artista afincada en Finlandia que se dedica principalmente al entintado y la acuarela. Ofrece desde impresiones y libros hasta ropa y accesorios, todo ello en su sitio web.

 

Videojuegos y cine

En los sectores de la producción digital y cinematográfica también trabajan muchos artistas. Las películas dependen cada vez más de los efectos especiales visuales (VFX), y las industrias del videojuego y el cine se unen cada día más, así que los diseñadores de videojuegos y los concept artists tienen muchos años de trabajo fructífero por delante. Si te apasiona diseñar personajes y escenarios realistas, este quizá sea tu trabajo, aunque deberás decidir si prefieres dedicarte a la preproducción o a la posproducción.

 

 

Diseño de modas

La industria de la moda también es un buen lugar para personas con inclinaciones artísticas y creativas. En las empresas grandes, por lo general y como ocurrió con el conocido Karl Lagerfeld, se empieza como ayudante de diseño con la posibilidad de ascender a jefe o director de diseños. También hay trabajos como ilustrador de moda o patronista. Algunas escuelas de arte ofrecen másteres en moda donde aprender a dirigir tu propia casa de alta costura.

 

Perfecciona tus habilidades

Las residencias artísticas pueden ser un buen lugar donde perfeccionar las habilidades de los artistas plásticos. Te dan el tiempo que necesitas y un entorno centrado en la calma y la concentración para que el artista pueda centrarse en practicar, además de la oportunidad de promocionar tu arte y descubrir nuevos artistas.

 

Los diseñadores de moda e ilustradores pueden optar por realizar prácticas en el extranjero. Muchas empresas de talla internacional, como Intern Group y Global Experiences, ofrecen programas que te permiten trabajar en cualquier lugar del mundo, independientemente de la etapa de tu carrera académica o profesional en la que te encuentres. Si te interesa, te gustará saber que estas empresas aseguran ponerte en contacto con la organización que mejor se adapte a tu perfil, además de buscarte alojamiento y proporcionarte apoyo constante mientras dure el programa.

 

Estas prácticas se ofrecen en muchos campos profesionales de la moda, el arte, la publicación, los medios, la televisión, el cine, las bellas artes, el diseño gráfico y la maquetación de revistas, entre otros. Eso sí, ten en cuenta que las prácticas pueden ser muy caras, y además de tener que pagar para “trabajar gratis”, nada te garantiza que vayan a contratarte una vez que las prácticas terminen. Aun así, mucha gente parece satisfecha con los resultados y el crecimiento que consiguen.

 

También hay prácticas para game artists y concept artists. Epic Games, por ejemplo, suele ofrecer prácticas internas.

 

Desafíos que superar antes de generar ingresos con tu arte

El primer reto pasa por desarrollar una estrategia empresarial. La mayoría de las estrategias se basan en un plan de trabajo consistente en tres pasos: identificar un mercado que no esté saturado, desarrollar un producto para ese mercado cuya disponibilidad pueda asegurarse y generar dependencia para que el mercado solicite el producto.

 

La concept artist Liz Edwards, por ejemplo, ha encontrado su nicho en la realidad virtual. Sus productos no solo tienen gran calidad, sino que ha sido capaz de adaptarlos a los patrones narrativos y de atraer al mercado representando eventos clave de las historias con las que trabaja.

 

Kate Rowland, ilustradora, se inspiró en un programa de televisión para dar con su nicho: crear joyería personalizada con diseños únicos y venderla a través de su web y Etsy, la plataforma de comercio electrónico.

 

Las perspectivas económicas y la ley de la oferta y la demanda determinarán la rapidez y la facilidad con las que encontrarás un hueco para tu producto.

 

Los precios suben cuando la demanda aumenta y la oferta permanece igual.

 

La cosa se complica si te dedicas a las artes plásticas o visuales, aunque siempre existe la posibilidad de que tu escuela de arte te ayude a promocionar tus creaciones entre sus contactos o que te descubra algún coleccionista famoso.

Trabajar de forma independiente conlleva que tus ingresos sean inestables y, a veces, hasta inexistentes. En función del país, incluso podrías carecer de algunos servicios como la seguridad social.

 

Por ejemplo, muchos diseñadores gráficos freelance denuncian que las empresas intentan aprovecharse de su trabajo “pagándoles” únicamente con reputación y visibilidad. En el mundo de la publicidad, no es raro que las empresas acepten pagar una determinada cantidad de dinero por un proyecto inicial y que no paguen nada más por las futuras correcciones que vayan pidiendo. Para evitar este tipo de situaciones, es necesario que un abogado redacte los términos y condiciones del contrato o que trabajes con una agencia especializada.

 

Los artistas que no tienen la suerte de contar con el apoyo económico de sus familiares deben encontrar un trabajo que les permita sobrevivir. Y en esta era de las redes sociales, muchos lo encuentran apelando al público online.

 

Empieza tu propio negocio

Hay webs como Patreon desde las que las mismas personas que están interesadas en tu trabajo pueden ejercer de patrocinadores a través de suscripciones de bajo valor monetario, pero que terminan sumando lo suficiente en total. Además, desde plataformas como Etsy y Behance puedes vender online tu arte directamente al público objetivo.

 

También hay muchas galerías de arte online, y algunas hasta ofrecen reseñas de tus obras. En estas galerías de arte en línea puedes vender tus obras como si lo hicieras en una galería real.

Entre las más importantes, se encuentran Singulart, Artpal, Displate (arte impreso en placas de metal), Artfinder, Azucar (solo arte aprobado por los responsables del sitio), Saatchi, Society6, Kyte.li, Shairart (solo arte aprobado por los responsables del sitio) y ArtPlease.

 

Promociona tu negocio artístico a través de las redes sociales

Independientemente de la plataforma, necesitas que la gente difunda tu nombre. Al compartir tu trabajo online, puedes acceder a más oportunidades, como que tus familiares y amigos recomienden tu arte entre su propio círculo de amistades.

En LinkedIn®, tienes canales a tu disposición desde los que encontrar trabajo o conectar con posibles clientes.

 

 

En primer lugar, debes forjarte una credibilidad con tu portfolio y recomendaciones de terceros que atraigan empleos o clientes. La mayoría de las personas confía en las críticas escritas por desconocidos en Internet tanto como en las hechas por gente cercana. Sin embargo, que mucha gente recomiende tu trabajo no implica que los clientes potenciales vayan a querer trabajar contigo al instante. A juzgar por mi propia experiencia, diría que LinkedIn® no es muy útil si aspiras a algo más que un puesto fijo en una empresa.

 

Si no te importa que Facebook utilice tus datos personales e información con fines de marketing y cederles los derechos de propiedad intelectual del contenido que publiques, es posible que la plataforma te ayude a alcanzar el éxito que buscas. Facebook incluso ha lanzado su propio marketplace. Quién sabe, puede que tu obra encuentre un comprador en su mercado.

 

La mayoría de los artistas autónomos que trabajan en digital utilizan redes sociales como Twitter o Instagram para consolidar su audiencia, aunque es más difícil que esa base de fans se convierta en tu fuente de ingresos. Para ello, además de trabajar duro, hay que hacerlo de forma constante enviando boletines a tus fans con plataformas como MailChimp, respondiéndoles en Twitter, invitándolos a tus talleres o eventos y manteniendo al día tu correo, entre muchas otras cosas.

 

Si eres concept artist o trabajas en 3D, ArtStation cuenta con un buen marketplace, bolsa de trabajo y funciones para crear tu portfolio.

 

Vías para monetizar tu arte que se pasan por alto

Otra de las grandes plataformas para esto es YouTube. Puedes grabarte en vídeo dibujando o pintando algo mientras explicas cómo conseguir ese resultado (subir videotutoriales, vaya) para mostrar tus habilidades al mundo y forjar tu reputación. Aunque deberás sentirte en tu salsa tras las cámaras y el micrófono para lograrlo.

 

 

Ejemplos:

https://www.youtube.com/watch?v=HlcjTqxzWEk

https://www.youtube.com/user/ProkoTV/videos

https://www.youtube.com/channel/UCLEVrhumRsK67JkP3G4w5cQ

Además de promocionar tu arte a través de tus redes sociales, también puedes usar una web que te sirva como portfolio, que tenga recopilada tu trayectoria y que además sirva como vía de contacto profesional, así como añadir información sobre tus servicios en la firma de tu correo electrónico.

 

Otra opción es responder en Quora a las preguntas de la gente para mostrar tus habilidades y conocimientos, tal como lo harías en tus vídeos de YouTube.

Además, tener una buena lista de contactos siempre facilita la tarea y el boca a boca.

 

Ejemplos de éxito

Puede que soñéis con llegar a ser tan famosos como el pintor contemporáneo Luc Tuymans (Tate Modern) o, si sois ilustradores, alcanzar la fama de diseñadores gráficos como Michael Bierut o Kate Moross. Tuymans es uno de los pintores más influyentes de la actualidad, y Bierut ha ganado cientos de premios de diseño y lleva 28 años colaborando con Pentagram, una de las agencias de diseño más importantes del mundo. Kate Moross, de acuerdo a su biografía, es directora de arte, ilustradora y diseñadora gráfica y trabaja con las imágenes en movimiento, la tipografía y la ilustración. En 2012, Moross fundó Studio Moross, una empresa de diseño multidisciplinar con sede en Londres cuyo último proyecto, en el momento de escribir este artículo, ha sido para el Spice Girls Spice World Tour 2019.

 

Moross ha ganado varios premios, al igual que Bierut, que se graduó con los máximos honores en la Facultad de Diseño, Arquitectura, Arte y Planificación de la Universidad de Cincinnati. La trayectoria de Tuymans dio comienzo en las escuelas de arte de Bélgica y los Países Bajos, donde se licenció en historia del arte, entre otras disciplinas.

 

Artistas como Bierut, Tuymans y Moross pueden servirte de ejemplo al comenzar tu carrera en una escuela de arte, pero intenta no deprimirte si no consigues alcanzar sus mismas metas y te ves con problemas para pagar tus facturas a final de mes, aun habiendo ya terminado tus estudios. Eso no significa que tu arte carezca de valor. Además, lograr un éxito de tal magnitud no es lo común.

 

Puede que Rubens fuera rico, pero no se dedicaba únicamente a la pintura. También fue partícipe de una activa carrera diplomática entre 1627 y 1630. Por poner un ejemplo más reciente, Feng Zhu, posiblemente el concept artist más famoso actualmente, comenzó su carrera trabajando en videojuegos de PC y PS1 durante los 90. Ahora dirige su propia escuela de concept art en Singapur.

 

Sobre Erik Vlietinck

Erik Vlietinck lleva ejerciendo de escritor y subeditor independiente desde hace más de 30 años, creando contenido de alta calidad en inglés y holandés. Tiene experiencia en la impresión industrial y la producción de vídeo y audio en Mac, así como con el diseño gráfico, la publicación digital y la gestión del color, entre otras materias. Como periodista y analista, Erik colabora con publicaciones de Estados Unidos y el Reino Unido mientras presta sus servicios de redactor técnico a empresas tanto pequeñas y medianas como de la lista Fortune 500. Es un ávido dibujante a lápiz y pintor con medios acrílicos. Algunas de sus obras se exponen en su ciudad natal, Amberes.

twitter.com/AgileCreator
visualsproducer.wordpress.com