Tutorial: Cómo dibujar alas

TUTORIAL: CÓMO DIBUJAR ALAS

Aprende de la mano del artista Dani Puente todo lo que necesitas saber sobre la estructura de las alas, su movimiento al batirlas y las diferencias con los brazos humanos para comprender su anatomía y dibujar correctamente tus criaturas aladas.

 

 

00. Introducción

Las mentes inquietas y creativas siempre han fantaseado con mundos imaginarios, ciudades submarinas, personas extravagantes, criaturas oníricas y máquinas ingeniosas, con volverse invisible, con ser gigante, incluso con escupir fuego por la boca o rayos por los ojos… Sin embargo, uno de los mayores anhelos del hombre siempre ha sido volar. Criaturas como pegasos, grifos, hadas, demonios, valquirias, harpías, gárgolas, dragones o ángeles han sido representados constantemente por los artistas en sus obras durante siglos. Uno de los principales rasgos en común entre todos estos seres es que son criaturas voladoras, todos cuentan con al menos un par de alas.

Somos conscientes de que, para muchos de nosotros, una representación real y creíble de estas extremidades puede complicarnos el resultado final de nuestra ilustración, por lo tanto, es el tema que hoy trataremos.

En este tutorial veremos cómo dibujar las alas correctamente desde cero e integrarlas en personajes humanos y animales.

Solo necesitas un par de hojas en blanco y afilar bien tus lápices. ¿Estás preparado? ¡Empecemos!

 

01. Mecánica y construcción

 Antes de comenzar con el trazado de las líneas debemos tener claro cómo funcionan las alas y qué tipo de movimientos o limitaciones tienen. Esto nos servirá para que veamos alas creíbles en nuestros dibujos.

Para comenzar, analicemos el brazo humano.

 

 

Como vemos, el brazo humano tienes tres articulaciones: hombro, codo y muñeca. El ala tiene exactamente las mismas con casi la misma amplitud de movimiento. Analiza la siguiente imagen:

 

 

Aquí vemos como en el ala “A”, la sección intermedia es la más larga, mientras que la sección más externa es la más corta. Esta última articulación simularía la mano humana. Observa cómo el movimiento de la imagen “C” se asemeja al del dibujo “B”.

A continuación, podéis ver la transición del vuelo de unas alas comunes.

 

Seguidamente, desarrollaremos los dos tipos más frecuentes de alas: por un lado, las alas con plumas, como las de los ángeles, grifos o pegasos y, por otro lado, las alas con membranas como las de los murciélagos, dragones o demonios.

 

1.1 Alas con plumas

Ahora que entendemos cómo funcionan las alas y cómo se mueven, pasaremos a diferenciar el tipo de plumaje por secciones.

 

 

Para dibujarlas, lo primero que debemos hacer es empezar por las formas básica del ala. Como vimos anteriormente, diferenciaremos las secciones principales. En este caso las dos líneas de plumas cobertoras (1 y 2) y las dos secciones más importantes, la de las plumas secundarias (3) y la de las plumas primarias (4).

 

(Vista interior del ala)

 

Una vez hecho esto, solo hay que integrar en cada sección el tipo de plumaje correspondiente. Presta atención en aplicar la dirección adecuada, para ello recomiendo siempre documentarnos bien estudiando fotografías de aves reales.

 

 

Observa bien las siguientes imágenes:

 

 

Como podéis observar, las plumas están repartidas de tal manera que las más grandes, las plumas primarias y secundarias (rojas y amarillas), quedan en los extremos para facilitar el vuelo, mientras que las más pequeñas, las cobertoras, dan consistencia.

No tenéis por qué ir al detalle en cada pluma, pero sí que recomiendo diferenciar bien cada sección para darle realismo, forma y sentido al ala.

 

 

 

1.2 Alas con membranas

Este segundo tipo de ala es más sencillo que el anterior al no tener que representar su plumaje, por lo tanto, iremos más directos a su forma:

 

 

En este caso, veréis cómo la diferencia de tamaño del hueso intermedio es más notoria con respecto al ala anterior. También se aprecia que la tercera parte ósea de estas alas se divide en cinco partes, como si de nuestros dedos se tratara. Esto hace que el ala se divida en varias secciones membranosas. Esta parte membranosa sustituye a las plumas.

 

A continuación, podéis ver el movimiento de esta ala en pleno vuelo:

 

 

A la hora de dibujarla, recomiendo empezar por un brazo humano. Dependiendo de vuestro diseño, podréis hacerlo más o menos musculoso.

Una vez hecho esto, dibujaremos unas largas líneas curvas saliendo de cada dedo, excepto del dedo gordo, que se mantendrá hacia fuera a modo de cuerno. Luego solo quedará unir las líneas curvas para formar la membrana, terminándola en la espalda del personaje como último punto.

 

 

02. Integra tus alas

Ahora que ya conocemos su estructura, su forma y sus variantes, nos vendría bien saber cómo integrarlas en nuestros personajes. Se podría echar a perder nuestro trabajo si después de tener ambas partes bien hechas fallamos en integrarlas por un error en su posición o proporción.

 

2.1 Alas en humanos

En el caso de los humanos, hay que tener en cuenta que esto es ficción y que nunca sería posible que un humano pudiera volar con la musculatura y la densidad ósea con las que cuenta nuestro cuerpo. Por lo tanto, nos alejaremos de la ciencia y disfrutaremos de nuestra imaginación centrándonos en nuestra creatividad y en la estética.

Para comenzar, necesitaremos tener claro un punto clave de la anatomía humana: la situación de las escápulas.

 

Como podréis imaginar, ese será el origen de nuestras alas, ya que deben ir colocadas en la parte superior del torso siguiendo el ejemplo de cualquier ave de nuestra naturaleza.

Siguiendo los pasos que hemos ido haciendo desde el principio, para comenzar a insertarlas, imaginaremos que el inicio del ala es un brazo humano. Así pues, colocaremos el inicio de este en las escápulas.

 

 

Ahora le añadimos las secciones principales correspondientes al plumaje del ala, como vimos en el punto 1.1.

 

 

 

2.2 Alas en animales

Como en el humano, en los animales buscaremos también un punto de referencia como origen óseo.  Localizaremos las escápulas y haremos que de ahí emerjan nuestras preciosas alas siguiendo los patrones anteriores.

 

 

 

De igual manera, lo haremos para el otro tipo de alas. Esta vez, en un dragón.

 

 

03. Practica lo aprendido

Como tercer y último punto, aprenderemos a darle movimiento a las alas y las dibujaremos en cualquier posición y perspectiva. Partiremos de un boceto inicial marcando las partes claves de cada ala y después las remataremos dando la cantidad de detalle que busquemos.

 

 

En este tutorial presento una metodología sencilla de cómo crear alas, las cuales a priori pueden complicarse. Como habéis podido comprobar, solo tenemos que encontrar un método que funcione y repetirlo. Por todo ello, me enorgullece la oportunidad de haber podido poner a disposición de todos vosotros mi metodología. Como siempre, os animo a investigar y probar procesos y formas nuevas para enriquecer vuestra ilustración. Hasta entonces, ¡espero que mis consejos os sean de mucha ayuda!

 

 

Llegamos al final de este tutorial. Os animo a que compartáis conmigo en vuestras redes sociales los apuntes e ilustraciones que hayáis realizado a través de este tutorial ¡Me encantaría verlos!

Si tenéis dudas, estoy a vuestra disposición en mi correo electrónico: danielpuentemorales@gmail.com.

Y… como siempre, ¡un placer dibujar para todos vosotros!