La importancia de las siluetas al dibujar en blanco y negro

El ilustrador Julio Robledo nos explica cómo dibujar en blanco y negro por medio del concepto de los espacios negativos. También descubrirás cómo construir las sombras en ilustraciones monocromas utilizando fotografías de referencia.

¿Cansado de dibujar? Hay una manera de pintar que resulta más rápida que dibujar con lineas.

Más rápida, más efectiva. Más imaginativa, más creativa. Más poderosa.

Voy a enseñaros a pintar usando solo dos colores, el blanco y el negro, de una manera conjunta, como el yin y el yang.

Si eres muy principiante, presta atención. Olvida todo lo que sabes. Coge el lápiz de la tableta y utilízalo no como un lápiz, sino como algo para manchar. Un pincel cargado de tinta.

Es un viejo truco que conocen todos los pintores avezados. Usar la mancha para definir el volumen.

La manera más rápida de definir un personaje es mediante la silueta.

Y eso sirve también para los fondos.

No abocetes. Mancha.

Encuentra la silueta pintando todo en negro. O en blanco si pintas sobre negro.

 

Índice

  1. Preparar la página eligiendo color de expresión básico: Monocromático
  2. Herramienta Plumilla y atajos de teclado: X y C
  3. Dibujar en negativo: usar la mancha blanca o negra para definir el volumen
  4. Reproducir una fotografía trabajando el espacio negativo
  5. Silueta de un árbol
  6. Conclusión


1. Preparar la página eligiendo color de expresión básico: Monocromático

La aplicación Clip Studio Paint nos ofrece una manera rápida de hacer esto:

Prepararemos el lienzo o la página. Vamos a Archivo > Nuevo > Color de expresión básico: monocromático. Marcaremos las dos opciones: blanco y negro.

(En las propiedades de capa, una vez que el archivo esté creado, tanto el blanco como el negro activados, en azul). Solo podrás pintar en blanco o negro.

Elegiremos la resolución de 600 ppp para imprimir un manga o un cómic en blanco y negro.

 

 

2. Herramienta Plumilla y atajos de teclado: X y C

Una vez que tenemos abierta la página, elegimos la herramienta de dibujo.

 

 

Usaremos la Plumilla G. Emplearemos los atajos del teclado:

“X” cambia del color principal al secundario (blanco o negro).

“C” cambia a la Goma.

Utilizaremos blanco y negro conjuntamente. Como si tuviésemos un pincel con tinta negra o un rotulador negro en una mano y un corrector blanco, rotulador blanco o gouache blanco en la otra.

Lo mejor de todo es que no hay que esperar a que la tinta se seque.

 

3. Dibujar en negativo: usar la mancha blanca o negra para definir el volumen

 

¿Qué es el espacio negativo? El espacio negativo es el área dentro de la imagen, que está alrededor y entre el sujeto. En este ejemplo, que puedes intentar reproducir, el espacio negativo es todo lo que está pintado en negro.

 

  1. Pintamos con pincel blanco sobre fondo negro.

 

 

  1. Con el pincel blanco, añadimos áreas a los personajes, con el pincel negro eliminamos áreas. Es algo parecido a esculpir con arcilla. Añadimos arcilla a la escultura o se la quitamos con una espátula.

 

 

  1.  Invertimos la imagen con Edición > Corrección tonal > Invertir postergación o CTRL+I. Lo que era blanco se vuelve negro y viceversa.

  1. Trazamos algunas líneas y detalles. Se puede hacer tanto en el positivo como en el negativo. En este, se pueden perfilar mejor las líneas de contorno.

 

 

  1. Volvemos a invertir (CTRL+I) y perfilamos aún más.

 

 

Esta imagen funciona tanto en positivo como en negativo.

Pero lo fundamental es entender que la hemos generado sin abocetar, a partir del volumen. Y no a partir de la línea de contorno. Trabajando la silueta nos aseguramos de que se entiende a la perfección tanto el personaje como lo que está haciendo y se reconocen sus partes (los pies y las manos).

 

4. Reproducir una fotografía trabajando el espacio negativo

Vamos a intentar algo más complicado.

Vamos a reproducir una fotografía a partir de la silueta. Es una foto de la estatua de San Pedro en la Plaza de San Pedro, en Roma.

Creamos otro documento, de fondo negro, solo que esta vez el espacio negativo será blanco.

El reto será definir la silueta pintando el espacio negativo que la rodea.

 

 

Pon esta foto en tu Ventana > Subvista y sígueme. Es una técnica parecida al grabado. Lo que hacemos es primero definir la forma general (silueta) y luego vamos entrando en lo que hay dentro de ella, marcando con blanco los puntos de luz. Hay que trabajar conjuntamente con el blanco y con el negro, añadiendo uno u otro según haga falta. Cambia entre ellos rápidamente con la tecla “X”.

 

 

Primero nos concentramos en refinar la silueta. Un consejo: olvídate de lo que estás dibujando. Por ejemplo, no pienses “Estoy dibujando una mano”. Concéntrate en el contorno como lo que es: un juego de entrantes y salientes.

 

 

Añadir, quitar… perderás la paciencia como yo la he perdido. Quien persista, obtendrá un buen entrenamiento. Si eres un principiante, CALCA LA SILUETA EN NEGRO.

De hecho, yo mismo tomaré este atajo, para que nadie se sienta mal. Vamos a comprobar cuánto nos hemos acercado.  Pon la foto en una capa encima de tu silueta y  ajústala (CTRL+T). Bajando un poco la opacidad de la foto, veremos si íbamos bien…

 

 

Corregimos la silueta y llega la segunda parte del trabajo: TRABAJA LAS LUCES. Pinta en blanco las áreas claras. Podemos usar como referencia la foto para encontrar las áreas iluminadas.

 

 

Debemos aclarar la figura; ahora sí es bueno pensar en palabras mientras dibujamos. Por si no se aprecia en la foto: lo que lleva en la mano derecha es una llave, y en la izquierda, un pergamino.

 

 

Pero como sabrá quien tiene experiencia, incluso para calcar hay que saber dibujar. Luego nos queda la parte difícil: ordenar las formas para darles un sentido, que se distinga la llave y, sobre todo, reproducir la expresión de la cara.

 

 

Et voilà.

 

 

5. Silueta de un árbol

Por último, algo un poco más sencillo. Vamos a aplicar la técnica de la silueta para ilustrar un árbol. Esta es la fotografía del modelo.

 

 

Partiremos de una silueta en negro del árbol. He usado la Plumilla con puntas, que ofrece un trato más roto.

 

 

En la silueta de un árbol podemos leer su historia. Desde que era solo un arbusto, su tronco se ha ido haciendo más grueso desde abajo, a medida que crecía, buscando siempre la luz del sol. Sus ramificaciones ofrecen un equilibrio, un contrapeso, a un tronco que se inclina hacia la izquierda. Cerca de la base, vemos una rama que ha sido cortada. Eso nos da una pista de por qué el tronco principal se inclina demasiado. Debía estar contrapesado. Repasa la silueta desde el tronco hacia las ramas, y al contrario.

Ahora, romperemos los contornos con la Goma moldeable.

 

 

Y de nuevo con la Plumilla, detallamos las hojas en blanco y negro.

 

 

No importa la técnica que utilicemos, a color o en blanco y negro, si trabajamos la silueta siempre podremos añadirle las luces y las sombras. Como nos recuerdan los antiguos retratos de siluetas de Schwarzkopf, en la silueta está el carácter.

 

 

Cuando tenemos la silueta en negro, el siguiente paso es trabajar las luces que impactan en el tronco y las hojas. Para conseguir las texturas o entramados, podemos divertirnos usando  los pinceles que nos ofrece el programa:

Encontrareis varios en la subherramienta Decoración > Patrón de arena y rayado.

He usado Nube de Gasa, Gasa y Entramadox1 para el follaje, y este último, también para el tronco.

 

 

También puedes descargar otros pinceles aquí:

 

Clip Studio ASSETS

https://assets.clip-studio.com/es-es/search?word=cross%2Chatching&pay=free&order=new

 

Para el fondo, he seguido la misma técnica de manchar con grandes áreas de negro, para luego manchar con áreas de blanco.

 

6. Conclusión

En resumen, hemos aprendido a trabajar con siluetas, a dibujar con manchas de volumen en lugar de con bocetos y estructuras y a encontrar las siluetas utilizando el espacio negativo que las rodea.

Espero que os haya gustado el tutorial.