Desarrollo visual, narrativa visual y storytelling

Desarrollo visual, narrativa visual y storytelling

¿Cómo contar eficazmente una historia a través de una sola imagen? Simon Baek, artista de desarrollo visual, comparte sus técnicas y consejos sobre composición, iluminación y la utilización de las paletas en las diferentes fases de la preproducción y el desarrollo.

 

Introducción al desarrollo visual

¿Qué es el desarrollo visual? Creo que cualquier tipo de arte o diseño que ayude a visualizar el proceso de la narración de historias puede ser considerado desarrollo visual. El desarrollo visual incluye el diseño de decorados y atrezo o props, el sombreado, las paletas y la pintura de la escenografía. Hay gente que cree que los artistas de desarrollo visual se limitan a pintar las increíbles escenas que vemos en la gran pantalla. Pero ese no es su único papel.
En este artículo, me centraré en la preproducción; dotar a los escenarios de colores capaces de contarte una historia por medio de la narrativa visual. Es una de las partes con las que más disfruto y me encantaría que otros artistas pudieran sacar ideas de mi proceso para su narrativa visual. Hablaremos sobre los valores, la composición y los colores, todo para que consigas mejorar aún más tus trabajos.

 

 

Busca referencias

Tengo la suerte de que me encanta hacer fotos durante mis viajes. Recopilar referencias es esencial si quieres diseñar algo convincente. Aunque no te guste viajar ni hacer fotos, necesitas referencias reales para crear trabajos profesionales. Como mínimo, deberías intentar recopilar referencias online. Coloca tus referencias al lado de tu proyecto para aplicar sus detalles a tu diseño.

 

 

Bocetos en miniatura

Antes de pintar el proyecto en grande, empiezo con bocetos en miniatura. Aquí toca ajustar las formas y la composición para guiar la mirada del espectador. Durante este proceso decido dónde colocar el punto focal principal. Por lo general, posiciono mis puntos focales siguiendo la regla de los tercios.

 

 

Estructuración de los valores

Esta es la parte más importante del proceso, ya que es la base con la que trabajaremos. Al estructurar los valores, ten especial cuidado con la legibilidad de las formas, los focos de atención, las agrupaciones y el contraste del punto focal. Usa formas oscuras para equilibrar la escena y guiar al espectador hasta el punto focal. Una vez ahí, la imagen debe ser capaz de captar su atención. Las formas oscuras de la escena te ayudarán a controlar estos movimientos. Más tarde, cuando empieces a pintar la imagen, recuerda siempre atenerte a tu estructura de valores original. Intenta agrupar los valores más cercanos para organizar las formas. Recuerda que la zona con mayor contraste será el punto focal, el punto al que nuestros ojos irán primero.

 

 

Paletas

Las paletas o esquemas de color son fundamentales para planificar correctamente la iluminación y la ambientación de la imagen. De esto depende casi el 70 % del aspecto final. Es, además, el momento perfecto para experimentar con distintas iluminaciones y paletas de colores. No consiste únicamente en dar color a la imagen. Hay que capturar la atmósfera de la escena.

 

 

Separa el primer plano, el plano medio y el fondo

Puedes separar el primer plano, el plano medio y el fondo jugando con las distintas formas, valores, colores y demás elementos. Dividir bien los planos es imprescindible para dar tridimensionalidad a la pintura. Una buena técnica es superponer las formas para sugerir la profundidad.

 

 

Colores locales

A la hora de pintar, siempre creo capas distintas para cada sección del dibujo. Así puedo ajustarlo y organizarlo más fácilmente. Por lo tanto, empiezo creando las capas para organizar los colores propios de cada elemento. Intento usar colores adyacentes del círculo cromático, ya que armonizan y se combinan mejor. Durante el proceso, debemos asegurar la legibilidad de los elementos y usar únicamente colores locales.

 

 

Iluminación

Siempre añado la iluminación al final porque me ayuda a pulir el punto focal y los focos de atención. Nuestros ojos tienden a seguir los contrastes y a fijarse en las zonas circundantes a las formas oscuras. La luz nos ayuda a crear con más evidencia el punto focal y los elementos contrastantes. Es más fácil trabajar en el acabado tras construir la iluminación. Por eso los artistas de desarrollo visual juegan con las paletas de colores para imaginar y planificar los movimientos de la mirada del espectador antes de agregar más detalles.

 

 

Acabado

Esta es la última etapa del proceso. Empiezo por el fondo y voy puliendo la imagen hasta llegar al primer plano.
Suelo agregar variaciones sutiles en los colores y las texturas para hacer la imagen más atractiva. A pesar de que sea solo un detalle, puede mejorar mucho la imagen. Si una misma textura o color ocupa mucho espacio y carece de variaciones, la imagen puede perder interés, así que trato de dividir las formas de mayor tamaño.
Eso sí, rompas la estructuración de los valores en el proceso, e intenta que las variaciones estén siempre dentro de los rangos de valores. Ten en cuenta que no es nada recomendable detallar al máximo cada uno de los elementos de la imagen. Recuerda que nuestra mirada tiende a fijarse en los elementos con más contraste.
Representar y pintar correctamente el punto focal te ayudará a guiar con naturalidad la mirada del espectador hasta este. Durante esta fase, intenta pensar también en cuál será el punto focal secundario. Debe reforzar la narrativa de la imagen sin destacar por encima del principal. Los ojos deben ir al punto focal secundario tras pasar por el principal. Si los espectadores pueden entender la narrativa y la atmósfera que querías transmitir sin necesidad de explicaciones adicionales, habrás conseguido tu objetivo.

 

 

Simon Baek

skbaek93.com

www.instagram.com/baeksimon